Hola Borja Jiménez. Adiós Rubén de la Barrera y Barral.

LA LLEGADA DE BORJA JIMENEZ

Borja Jiménez es finalmente el elegido tras el ¨casting¨ realizado por ej club para escoger al entrenador que piensan puede ser el que consiga liderar de una vez el proyecto y ascender al Deportivo a Segunda División. Es el único objetivo y el motivo para escoger a Borja Jiménez en lugar del primer consultado como era Yago Iglesias. El ex del Compostela fue la primera opción, pero fnalmente parece que el club piensa que el técnico abulense puede conseguir inmediatez en un proyecto a corto plazo mientras que Yago sería un entrenador para diseñar un proyecto a medio-largo plazo. Son cuestiones discutibles porque el Compos también ascendió a Segunda B.

ESPECIALISTA EN ASCENSOS:

Una de los puntos fuertes de Jiménez es que ha conseguido dos ascensos con dos equipos diferentes en pocos años. Lo hizo con el Mirandés y con
el Cartagena, y cuenta con experiencia en la Primera División griega, en el Asteras Trípoli. Otra de las razones que esgrime el club y Carlos Rosende,
secretario técnico, es que Borja conoce a la perfección el mercado de fchajes de la categoría.

EL OBJETIVO ÚNICO ES EL ASCENSO A SEGUNDA:

Eso sí, el nuevo entrenador deberá saber convivir con la alta presión que va a
tener desde el primer partido el Deportivo, porque todo lo que no sea ascender la próxima temporada será un fracaso. Es muy joven, tendrá que lidiar
también con algunos jugadores incluso mayores que él, aunque de todas formas quienes comocen su forma de trabajar dicen que «es un gran gestor de
vestuarios y eso no será problema». Le gusta «convencer al jugador a través de la explicación» y «se adapta a cualquier estilo de juego pero le gusta que
su equipo diomine y lleve el peso del partido».

TRAYECTORIA:

Real Ávila CF, Valladolid B, CD Izarra, Rápido de Bouzas, Mirandés, Asteras Trípoli de Primera griega, Cartagena. Nacido el 21 de enero
de 1985 en Ávila

LAS SALIDAS DE RDLB Y BARRAL

Rubén de la Barrera ha salido del Dépor de una manera rocambolaesca y poco edificante. Todos nos movemos por dinero, como es lógico, y –
si llega una oferta mejor lo mínimo es estudiarla e incluso aceptarla. Hasta ahí todo claro. Pero el caso es que Rubén de la Barrera ha estado repitiendo
como una letanía que «soy coruñés, deportivista y entrenaría en Primera, en Segunda o en Decimosexta. Es mi prioridad y no atenderé a otro club».
El club contaba con él, al menos según lo que quieren fltrar, y le acusa de negociar con la UD Las Palmas a espaldas del propio Dépor. El ya ex entrenador blanquiazul niega eso pero sin embargo reconoce que «estuve comiendo con Luis Helguera (director deportivo del club canario), pero no hubo ni oferta ni contraoferta…». Parece extraño que venga a Coruña sólo para almorzar. De hecho, Pepe Mel, todavía técnico de Las Palmas, dijo el otro día que «veía lógico que Luis Helguera se reúna con otros entrenadores». La cuestión es que el Deportivo decidió en ese momento que De la Barrera
no siguiera y no se le ofreciera la renovación. Hay quién dice que pudo ser una cuestión económca o de proyecto, porque Rubén si es cierto que dijo
que «quería saber qué pensaba el club».

LOS NÚMEROS NO LE AVALAN:
Si nos ceñimos al plano meramente deportivo, la trayectoria del técnico coruñés no ha sido nada buena. Por mucho que se haya mantenido en la categoría, ha perdido casi todos los partidos fuera de casa ante rivales como el Langreo, el Coruxo, Zamora, empates ante el Marino, Salamanca, Guijuelo. y un fútbol mediocre por mucho que él se empeñara en hablarnos de bloque alto o bajo, posesión, patrón de juego o el espacio en el fútbol. Sinceramente, ha sido un entrenador que le ha puesto ganas y empeño, pero su autoestima como técnico está algo sobrevalorada. Cartel parece que tiene y no le faltarán ofertas, seguro, pero en el Deportivo no ha conseguido imprimir un sello ni hacer el juego que explica en la sala de prensa

Por su parte Richard Barral ha sido cesado como director deportivo del club. Era un secreto a voces, se sabía desde hace tiempo porque no había cumplido los objetivos en cuanto a los fchajes ni a los resulltados. Es una secuencia de movimientos en el Deportivo desde que acabó la temporada de forma triste en lo deportivo, primero con la salida de Alfonso Serrano al Albacete, sustituido por Carlos Rosende como secretario técnico. A los pocos días se nombró a Nacho Lourido para ser el responsabe del nuevo departamento de tecnología del análisis deportivo. Y hace unos días, llega la destitución de Richard Barrral como director deportivo. Le quedaba un año de contrato pero era una cuestión sabida que no se contaba con él. Ha habido pérdida de confanza en su labor por parte de la nueva junta directiva y objetivamente, no ha cumplido las expectativas en su segunda etapa en el club. La planifcación de la plantilla de esta temporada no ha sido nada buena al ni clasifcarse para disputar los playoff de ascenso a Segunda y disponiendo del presupuesto más elevado de Segunda B, con fchas muy elevadas para la categoría y fchajes fallidos por completo (Nacho González, Carlos Abad, Rui Costa, Beauvue, Borja Granero, Lara…)
El Deportivo en un comunicado «agradece su profesionalidad y deportivismo, volviendo a trabajar para la entidad en una situación tremendamente
complicada en la que siempre antepuso la defensa de los intereses del RCD, que le desea el mayor de los éxitos en sus futuros proyectos profesionales».
En realidad, la salida tan brusca y polémica de Rubén de la Barrera ha sido el detonante de todas estas decisiones, y lo que parece claro, es que el entrenador que venga tendrá bastante poder y gestión en los fichajes y en la reconstrucción de la plantilla. Barral había discrepado con el club por la
forma de elección del entrenador a tarvés de un «casting» público, y por otras cuestiones, pero en defnitiva, y siendo objetivos, su trabajo en la elección
y planifcación no ha sido positiva y los resultados así lo dicen.

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 7 =